Opinión: La soledad política del Intendente Martínez y la ceguera de La Moneda en la Región de Valparaíso

Como sostenía George Orwell, célebre escritor británico, “en tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”.
Opinión: La soledad política del Intendente Martínez y la ceguera de La Moneda en la Región de Valparaíso
Regiones , Miércoles 22 de mayo de 2019 a las 11:33 horas

Por Jorge Antonio Vega

La descarnada crítica dada a conocer este lunes por el Presidente Regional de la UDI de la Región de Valparaíso al Intendente Jorge Martínez, hizo público el sentimiento de desapego y desafección del colectivo "Chile Vamos" respecto de la gestión del representante del Presidente, al señalar que "no ha estado a la altura", marca una inmediata distancia de lo que hasta ahora ha sido la gestión regional y de lo que será en lo sucesivo.

LEE TAMBIÉN: Presidente regional de la UDI Valparaíso tras salida de Carlos Briceño desde el Piso 19: "Intendente no ha estado a la altura"

Aquel rumor, casi palaciego, que rondaba en los oídos de los actores políticos de la región, en las conversaciones de salón y en encuentros político partidistas, ha dejado de ser privilegio de un selecto grupo de confidentes, pues ahora aquello que fue "vox populi" en seremis, gobernadores y parlamentarios, quedó de manifiesto. El Intendente Martínez está solo, esta soledad política es un hecho reconocido en la región pero que en la Moneda aún no asumen.

Como sostenía George Orwell, célebre escritor británico, "en tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario", claramente los dichos del presidente de la UDI, enfrenta por vez primera al establishment y a esos grupos de poder, que más por influencia que por real representación, lograron instalar a Jorge Martínez de Intendente.

Al analizar el actuar político y las competencias hasta ahora demostradas por el Intendente Regional, podemos advertir que no ha logrado consolidar liderazgo alguno al interior del conglomerado de Gobierno, que claramente no representa a la colectividad en la que milita y que gobierna de la Mano de la UDI, que hoy le ha dado la espalda.

En la región, percibimos con absoluta claridad su inexistente relación de trabajo en equipo con los secretarios Regionales Ministeriales, su distante relación con los Gobernadores Provinciales y su nula capacidad de trabajar en conjunto con los parlamentarios de su sector político, pero sin embargo parece ser que desde La Moneda se sienten cómodos con Martínez.

Las capacidades demostradas y probadas de sobra por Martínez en el mundo académico, como conductor y rector de centros de estudio son del todo indiscutibles, su capacidad de articular actores del mundo gremial y empresarial también son parte importante de su curriculum de vida, pero claro esta esa brillante carrera en el mundo privado, no basta al momento de asumir el rol de conductor de la política regional.

Las regiones son entes vivos, con territorios dinámicos, con demandas políticas, sociales y ciudadanas, donde el líder regional debe estar siempre atento a conocer y resolver sobre la marcha, para atender a las mismas, no puede bajo ningún respecto pretender desarrollar una gestión regional fundada en la sobre planificación, en el cálculo técnico y la rigurosa aplicación de modelos de conducta propios de la academia o de la elite de la empresa privada de la región.

Largas reuniones a las que convoca a su gabinete (mismas que en la práctica son verdaderos monólogos del culto al personalismo) se repiten calcadamente en los "comités políticos", que se desarrollan cada vez con menos participantes. De estas instancias, se ha levantado una dura crítica focalizando la misma en, "su trato displicente con los Seremis y su lejanía a la hora de relacionarse", lo que "solo se puede comparar con la de un rector, con sus profesores, en una casa de estudios cuya relación pasa por la aduana del jefe de carrera, lo más parecido a su jefa de gabinete" misma que según fuentes del medio, aspira a quedarse con el sillón regional cuando su jefe parta a una supuesta campaña para Gobernador el 2020.

No todo son errores de Jorge Martínez, pues el intendente ha trabajado y ha puesto de su parte, ha seguido al pie de la letra las ordenes de La Moneda, cumpliendo de manera rigurosa los mandatos presidenciales y del nivel central, hechos que lo mantienen como un intendente que "hace la pega".

Actualmente los equipos de intendencia más bien, cumplen ordenes a media gana y sin el ímpetu necesario para generar trabajo en equipo para y por la región, existe una clara incapacidad de relacionarse entre los equipos de intendencia, los seremis, los Cores y parlamentarios. Martínez no ha logrado construir confianzas en el mundo político tendientes a establecer las bases que permitan un trabajo que perdure en el tiempo. De hecho se ha sostenido en más de alguna reunión política que al terminar su mandato, cuando Martínez salga de la Intendencia, serán muy pocos quienes respondan a sus solicitudes en el mundo político.

Su discurso es cambiante, no existe consecuencia entre un hecho y otro, su discurso de la probidad ya perdió fuerza, su ambigüedad en temas importantes de la región es preocupante y aquello le ha restado credibilidad, colocando al Intendente Regional en una situación muy feble a la hora de relacionarse con los demás actores del mundo político regional.

Es extraño, encontrar en las autoridades políticas de la región que alguien alabe el liderazgo de Martínez, es más, casi todos, parecen estar en contra, a nadie le gusta su forma, nadie parece prestarle piso en conversaciones privadas y quienes lo hacen parecen justificar el hecho aduciendo que "no hay nadie más" demostrando una sequía de liderazgos y talentos políticos que podrían hacerlo mejor.

Pero la culpa no solo es de Martínez, la Región de Valparaíso le dio al actual gobierno de Piñera un inmenso triunfo en la última elección presidencial, pensando que efectivamente se construiría un nuevo porvenir para le región de la mano de nuevos y mejores gobernantes en la región, lamentablemente hasta ahora parece que las expectativas de los ciudadanos y los electores se han quedado solo en aquello, pues la región parece estar en el olvido, inclusive el propio empresariado local, en la voz de Gonzalo Bofill le recordó al Presidente las expectativas que están puestas en su gobierno, mismo empresariado que al parecer, le quitó el piso a quien era su candidato favorito para regir los destinos de la Región.

LEE TAMBIÉN: Empresario Gonzalo Bofill saca la voz por la Región de Valparaíso y pide a Sebastián Piñera anuncios concretos

La soledad política de Jorge Martínez es abismante, UDI de toda la vida, militante RN por conveniencia, ha gobernado la región con un entorno enteramente del gremialismo, hecho que ha provocado que las bases de Renovación Nacional (más creativas que nunca) ya han encontrado nombres para su reemplazo, todos están en carrera, o casi todos, pues hasta ahora el único descartado parece ser Percy Marín.

Desde Renovación Nacional al ser consultados sobre el tema, varios dirigentes hablan del camino propio, que RN, debe tener a un de los suyos de verdad como candidato, sin temor sostienen parafraseando al ex senador Sergio Diez que "las elecciones se ganan o se pierden, pero se ganan o pierden con los de uno, lo demás es oportunismo y deslealtad". En este escenario queda en evidencia que Martínez ya no tiene "ganado por descarte" el cupo de candidato a Gobernador regional, y que deberá enfrentar primarias para elegir candidato, mismas que a la luz de los antecedentes actuales y su comportamiento territorial le sería muy difícil de ganar, pues hoy no tiene base en los partidos para que lo apoyen.

Toda la expectativa esta puesta en la cuenta pública presidencial, no solo se espera el anuncio de prioridad para el Tren de Santiago con Valparaíso, también se espera una batería de anuncios en relación al desarrollo portuario, a la sequía de Petorca y por sobre todas las cosas un nuevo confaloniero que llegue a conducir los hilos de la región, que haga equipo con las restantes autoridades regionales, que sea capaz de entenderse con el Consejo Regional y trabaje con las autoridades teniendo como norte y destino el bienestar de los vecinos de la región de Valparaíso y que su trabajo no esté basado en intereses personales, de un futura carrera parlamentaria, ya que también es "vox populi"que su verdadero interés no está en la elección del 2020, sino que la del 2021.

Un "Intendente a la altura" parece ser el silencioso grito de la clase política del Chile Vamos a La Moneda, ¿será capaz el Presidente de escucharlo?, ¿Será capaz RN de levantar una terna realmente representativa de la colectividad?. Claramente no hay peor ciego que aquel que no quiere ver, pues para ser un buen Intendente no basta con tener la posición de liderazgo, también es importante saber asumir el papel de líder y después de más de 400 días en el cargo... claramente esto no ha pasado.

PURANOTICIA

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular
Con 23 votos a favor, Senado aprueba la acusación constitucional contra Andrés Chadwick
Nacional 21:04 De esta manera, el ex secretario de Estado queda inhabilitado para ejercer cargos públicos por cinco años.
Presidente Piñera le envía "apoyo, cariño y solidaridad" a Andrés Chadwick tras acusación constitucional
Nacional 21:49 A través de Twitter, el mandatario escribió un mensaje al ex ministro del Interior señalando que es "un gran servidor público".