Viña del Mar arde por Barrio Rojo: ¿Se debe hacer uno ó ya existe sin regulación?

Cores, concejales, diputados y alcaldes discuten sobre el tema sin ponerse de acuerdo.
Viña del Mar arde por Barrio Rojo: ¿Se debe hacer uno ó ya existe sin regulación?
Regiones , Viernes 15 de septiembre de 2017 a las 10:03 horas

El consejero regional Manuel Millones (UDI) refrescó el debate en torno a la creación de un barrio rojo en una zona periférica de Viña del Mar, con el propósito de erradicar la prostitución del centro de la ciudad. Según Millones, los vecinos de la población Vergara han denunciado de manera reiterada los problemas que les genera el comercio sexual callejero, por lo que está solicitando avanzar en una ordenanza municipal que establezca en el plan regulador un área específica para esta actividad.

Un cuento antiguo

Según los registros de Radio Cooperativa, en octubre del año 2002 en Viña del Mar sucedió una primera reunión entre trabajadoras sexuales, carabineros, juntas de vecinos y miembros del municipio, los que tenían el objetivo de dialogar en torno a la creación de un barrio rojo en la ciudad. En aquellos inicios del proyecto se consensuó concentrar la actividad sexual en una sola área de la comuna y en una primera instancia se señaló el sector del camino internacional. La gente involucrada en este encuentro coincidió en que esta idea traería beneficios en torno a la seguridad ciudadana, a la salubridad, y permitiría controlar problemas asociados a esta actividad, como la delincuencia o el narcotráfico.

De acuerdo con El Mercurio de Valparaíso, en julio del 2007, la alcaldesa Virginia Reginato descartó la posibilidad de instalar un barrio rojo, lo cual señaló durante una actividad en el instituto Duoc, donde expresó: "El barrio rojo es algo que no he apoyado porque creo que a ninguno de los que está acá le gustaría tener uno. Me parece muy mal que la Municipalidad pueda implantar un barrio rojo en un sector donde viven personas que, con mucho sacrificio, han comprado su vivienda". La jefa comunal se pronunció en torno al comercio sexual que se ejerce en la ciudad, especialmente en la población Vergara, y explicó que junto a carabineros, investigaciones y Seguridad Ciudadana se esforzaban en erradicarlo.

En noviembre de aquel mismo año 2007, Pablo Mecklenburg, ex seremi de educación denunció la existencia de ocho puntos de prostitución en el perímetro que rodea el municipio viñamarino. "El barrio rojo ya está formado en las narices de las autoridades, es hora de que se saquen la venda de los ojos", anunciaba Mecklenburg, Según señaló a La Estrella de Valparaíso, el barrio rojo ya estaba formado en la calle Valparaíso, en Arlegui, en 2, 3 y 4 Norte, en Libertad, en San Martín, en la calle Quilpué y Nueva Central. "Me gustaría saber qué opina la alcaldesa de esta verdadera red de prostitución a metros de su escritorio", concluía Pablo.

En septiembre del 2010, el concejal Jaime Varas, junto al presidente de la junta de vecinos del sector del casino, Alfredo Karmy, denunciaron en fiscalía el aumento del comercio sexual en la población Vergara de Viña del Mar. Por entonces, Varas señalaba que aquel sector se había transformado en un barrio rojo, donde se ofrecía de forma ilegal la prostitución. Por su parte, Karmy indicaba denunciaba que, según le planteaban los vecinos, en la población Vergara había personas que tenían sexo en la calle por tres o cinco mil pesos, y había prostíbulos clandestinos en los que se cometía el delito del comercio sexual infantil.

Al respecto, el fiscal Rolando Melo señaló a El Mercurio de Valparaíso que, según las investigaciones fiscales, había ciertos lugares donde se ejercía el comercio sexual, sin embargo, en ellos se había acreditado que las personas que daban esos servicios eran mayores de edad, lo que no se encuentra sancionado como delito. En torno al tema, el concejal RN Andrés Celís anunció que en aquel sector de la ciudad había veinte prostíbulos clandestinos conocidos y que las cifras relacionadas con el número de personas que practicaban esta actividad oscilaban entre 280 a 350 personas en temporada alta.

En febrero del 2014, Radio Cooperativa anunció que había empresarios del sector del turismo que creían necesaria la creación de un barrio rojo. Uno de ellos era el empresario hotelero Claudio Benavides, quien decía verse afectado por la situación. "Después de las 11 de la noche la gente no sale, porque la calle en Viña del Mar es de ellos, es de la prostitución.

"Nosotros no podemos alojar a nadie en el hotel, porque quienes se dedican al comercio sexual hacen mucho ruido. Los turistas una noche se quedan, al otro día se van o piden cambio", narraba Benavides, reclamando que en las afueras de su hotel se registraban asaltos y peleas".

Imagen foto_00000008

Nuevas discusiones

El 12 de septiembre del 2017, el consejero regional Manuel Millones reiteró la propuesta de que el plan regulador de Viña del Mar instalara un barrio rojo, con el fin de enfrentar las constantes denuncias de vecinos de varias zonas residenciales de la comuna. "No se va a terminar la prostitución, es el oficio más antiguo del mundo, pero las autoridades tenemos la responsabilidad de ordenar y de buscar de manera armónica un camino de solución", opinó Millones, según UCV Radio.

De acuerdo con Millones, ejercer la prostitución no es un delito, sin embargo, las trabajadoras sexuales fueron eximidas de tener control sanitario, por lo que se hace urgente establecer medidas para procurar que haya un sexo seguro y evitar problemas de salud. Millones indicó que el comercio sexual se ha instalado en la ciudad, no sólo en la vía pública, también en departamentos y casas.

En respuesta a la propuesta de Millones, Virginia Reginato explicó que aquel era un cuento antiguo y que la ciudadanía no quería contar con un barrio rojo. La alcaldesa señaló que la creación de un barrio rojo no está considerada por el municipio, ya que esto traería efectos negativos en los sectores aledaños, cualquiera sea su ubicación. Agregó además que el comercio sexual y callejero es un tema sanitario y policial que las instituciones correspondientes deben abordar de acuerdo con la ley.

Reginato dijo a Radio Bíobío que éste era un tema pasado de moda: "Se habla mucho del barrio rojo, pero lo que yo quiero saber es si existe alguno en Chile y por qué deberíamos ser nosotros los que tendríamos que iniciarlo", señaló la jefa comunal, agregando que no había un espacio apto para instalar este lugar, ya que el propuesto camino internacional tenía industrias importantes que generaban trabajo.

Al respecto, también se pronunció el diputado Osvaldo Urrutia (UDI), quien señaló a Radio Bíobío que un barrio rojo no soluciona los problemas del comercio sexual ilegal, e indicó que el proyecto no se preocupa por los vecinos de la ciudad.

Según indicó Urrutia a Soy Valparaíso, "nadie quiere vivir en un barrio rojo en que se tolere la prostitución". Por otra parte, el diputado PPD y ex alcalde, Rodrigo González, en una conversación con Radio Digital FM, indicó la importancia de controlar la situación en lo sanitario y propuso generar un catastro obligatorio para el comercio sexual. "Esta actividad tiene que ser muy regulada, es muy peligroso el incremento del Sida y de otras enfermedades de transmisión sexual", concluyó González. 

 Imagen foto_00000009

PURANOTICIA

 

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular
Más de 100 muertos tras terremoto de magnitud 7,1 en México
Internacional 19/09/2017 Un fuerte sismo de magnitud 7,1 ha sacudido la parte central de México, incluida la capital del país.
Se derrumba un colegio y hay niños atrapados tras el terremoto en México
Internacional 19/09/2017 Según medios locales, tres niños fallecieron luego de que se desplomara el edificio de cuatro pisos. Aún hay otros tapiados por los escombros.