Solitario nadador sorprende en Bahía de Valparaíso: Fue a saludar al barco de Greenpace

El solitario nadador se lanzó al agua en la zona del muelle Barón, a unos dos kilómetros de distancia del barco, y sostuvo una animada conversación desde el agua con la tripulación de la nave.
Solitario nadador sorprende en Bahía de Valparaíso: Fue a saludar al barco de Greenpace
Regiones , Domingo 5 de marzo de 2017 a las 07:00 horas

Una de las visitas más curiosas que ha recibido en su historia el barco icónico de Greenpeace sucedió en Chile, cuando el Rainbow Warrior se encontraba a la gira en el puerto en Valparaíso y, de pronto, apareció por uno de sus costados un solitario nadador que llegó a saludar a la embarcación.

El barco estaba a más de un kilómetro de distancia del puerto y en la zona de helipuerto de la embarcación se preparaba una clase de zumba cuando, de pronto, alguien advirtió a un nadador que se acercaba al yate de Greenpeace.

Sorprendidos, varios tripulantes se acercaron mientras el nadador solitario se acomodaba en el agua y empezaba a conversar con los tripulantes e invitados a la clase de baile.

Sorprendido, Pep Barbal, el capitán del barco del Rainbow Warrior le comentó al nadador que, por disposiciones portuarias, no podían hacerlo subir, pero que en caso de cualquier emergencia o complicación, sería subido a la embarcación a fin de resguardar su seguridad.

El nadador solitario entendió la situación. "Por supuesto, no hay problema. Solo quería venir a conocer el yate y saludar a la tripulación a nombre de los buzos porteños", dijo desde el agua.

Tras unos minutos de charla, fue fotografiado con un lienzo que llama a la defensa de los mares del fin del mundo, la campaña mundial por la que ha llegado el Rainbow Warrior a Chile.

Después, acomodó nuevamente su equipo y comenzó a nadar de regreso al puerto.

El nadador era hasta entonces, hasta que supimos su identidad: Se trata de Francisco Javier Ovalle Reinoso, un reconocido comunicador Social y parte importante del equipo de Radio Bio Bio en la V región en donde ejerce labores desde hace años, su voz es inconfundible en los informativos de esta emisora, pero sin duda que Francisco pese a considerarse un amante de la montaña (es nieto de arriero), ha hecho del mar su pasión de vida.

Ovalle ó el nadador solitario, llegó hace ocho años a Valparaíso y tras una fuerte depresión que lo llevó llegar a los casi 130 kilos de peso, encontró refugio emocional y deportivo en el mar.

Fue cuando se incorporó a la Unidad de Rescate Submarino de Valparaíso (URS), una ONG de buzos voluntarios que cumplen tareas de resguardo y limpieza del fondo marino, como también entrenamiento para nuevos buzos.

Entrena dos a tres veces por semana dependiendo del tiempo que le permite sus labores en Radio Bio Bio.

Un día después de su sorpresiva visita, y ya con el Rainbow Warrior en el muelle, Francisco finalmente pudo subirse y conocer la embarcación, momento en que varios tripulantes, y el propio capitán, le preguntaron detalles de su afición y la "locura" de haber llegado en solitario y nadando hasta el Rainbow Warrior.

 Imagen foto_00000002

PURANOTICIA

 

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular