El alcalde eterno: Luis Mella y su secreto para apoderarse de Quillota

Es alcalde desde 1992 y va por una nueva re-elección dejando atrás el estigma de ser la comuna de las paltas y chirimoyas.
El alcalde eterno: Luis Mella y su secreto para apoderarse de Quillota
Regiones , Miércoles 12 de octubre de 2016 a las 19:10 horas

Quillota es una ciudad ubicada al interior de la quinta región, es capital provincial y reúne más de 90 mil habitantes los cuales desde 1992 a la fecha han tenido un solo alcalde, un solo nombre, él es Luis Mella Gajardo.

De no mediar nada extraño en las próximas elecciones municipales el Doctor Mella será electo y llegará prácticamente a tres décadas al mando del municipio local.

Luis Mella es casado, tiene 3 hijos, de profesión médico y nació el 30 de marzo de 1961, su partido es la Democracia Cristiana y es considerado en el ambiente político como un verdadero "animal" que sabe moverse, actuar y por sobre todo leer las necesidades de su gente.

Pero existe una cualidad que tiene este hombre que es difícil de poder entender, a diferencia de grandes políticos que tienen afanes de seguir escalando en diferentes puestos, Luis Mella podría perfectamente estar sentado hace mucho tiempo en la Cámara de Diputados incluso en el mismo Senado, sin embargo su pasión es ser alcalde.

Es oriundo de la Población Corvi en Quillota, la misma que se ha esmerado en reflotar construyendo un hermoso paseo peatonal, juegos infantiles y remodelando una plaza completa.

El Quillota de la década de los 90 lo cambio totalmente a inicios del 2000 y comenzando el 2010 nuevos aires comenzaron a respirar en una ciudad cuyas calles notas la diferencia y el crecimiento de la comuna.

Pero todos estos logros no son los más significativos para Luis Mella, haber logrado ser la comuna número uno en índices de felicidad de toda la región según la Fundación Piensa es sin duda lo que más lo reconforta.

El 93% de sus habitantes se declara contentos en el mismo estudio muy superior al 75% del promedio nacional y todo por un discurso sostenido en el tiempo que fue burlado por sus rivales en innumerables ocasiones pero que hoy lo tiene en la mira del mundo internacional que mira su logro como un ejemplo a seguir.

En una entrevista a Revista Paula en diciembre pasado cuenta como hace 12 años después de ver que todos los logros materiales que podía entregar a una comunidad estaban hechos veía a sus habitantes tristes, con altos grados de violencia intrafamiliar, problemas de alcoholismo y drogas. Fue en ese momento cuando él mismo cuenta se le encendió la ampolleta. Se preguntó: ¿No era acaso esa su misión, procurar bienes materiales para que la población pudiera estar bien? ¿Qué estaba haciendo mal? "Quiero que sean felices, quiero la felicidad de Quillota".

En ese instante nace el concepto de hacer a Quillota una ciudad feliz, la cuál según el mismo explica no esta exenta de problemas. "En Quillota estamos empeñados en realizar un gran proyecto de transformación cultural, que nos permita cada día tener gente más feliz. Es un desafío, porque tenemos un montón de problemas: yo sé que la mamá de un drogadicto no puede ser feliz y el cesante tampoco. Hay circunstancias de las que como municipio tenemos que hacernos cargo con políticas públicas eficientes y cariñosas, pero a la par profundizando en nuestra espiritualidad".

Quillota cuenta con una casa de acogida espectacular, llena de cariños y de todas las comodidades necesarias para atender los últimos días de quien sufren cáncer u otras enfermedades, de hecho uno de los grandes comunicadores radiales de esa localidad murió el pasado fin de semana en aquel lugar rodeado de amor, cariño, cuidados y de su gente que lo podía visitar, incluso tiene un banco propio, se llama BanAmor.

Es un gran conversador en las redes sociales cuyos mensajes orientados a la felicidad y mensajes alejados de la controversia política lo hacen un político no tradicional desconocido en las arenas de las grandes ciudades y por ende entendible como ha logrado perdurar al mando de la ciudad por tantos años.

Quillota es una comuna históricamente de derecha, en ella ganó Piñera, las más altas votaciones en diputado y senadores ganan personajes ligados a la UDI ó RN, no obstante en la alcaldía siempre gana Mella.

Han sido muchos los intentos en derrocar al hombre de la felicidad, en una elección una de las más reñidas medios de comunicaciones locales, los grandes empresarios de la ciudad, comunicadores, radios, muchos se unieron en contra del alcalde buscando que saliera del poder con un discurso confrontacional que lo hizo más fuerte, de hecho en su última elección salió electo con el 70% de los votos.

Claramente Mella no gana por ser médico, ni por ser de la Democracia Cristiana ni tampoco por ser buen alcalde, los problemas de Quillota no son diferente al de muchas comunas, no esta ajeno a dificultades económicas que incluso en su momento tuvieron al mismo Estadio a punto de ser embargado, sin embargo "el teatro de los sueños" como se llama al Lucio Fariña Fernández permanece intacto como figura insigne de su mandato.

La avenida Condell, la llegada de nuevas empresas, pero al mismo tiempo duras criticas a mejoras en la calidad del empleo y a un comercio minorista que siempre ha estado en una relación de dulce y agraz no es impedimento para que muestre frutos no tradicionales en la arena política.

Uno de sus proyectos insignes es el trabajo codo a codo que realiza con Gendarmería en donde en un programa de reinserción social ha logrado un 90% de éxito muy por encima del 60% a nivel promedio país.

Su mayor mensaje hoy es el amor y la felicidad, es el candidato con menos carteles en la ciudad, sin embargo con su maletín de médico recorre hasta largas horas de la noche la casa de sus abuelitos entregando una medicina de esperanza que tanto falta en estos tiempos y por sobre todo con un espíritu cristiano que realmente sorprende.

En la misma entrevista de revista Paula al preguntarle si es católico, su respuesta refleja el éxito de este hombre, "He pasado de ser un católico observante lleno de miedos y culpas, a ser un creyente liberado que se perdona en sus defectos y que mira y admira a un Dios misericordioso. El tema de la vida es amar".

Mientras muchos discuten si quienes están en el poder tienen mejores condiciones de re-elegirse en el cargo, en Quillota parece haber una excepción que justifica la regla, en un terreno político que no es el de su color, en una ciudad con los mismos problemas que todas, en donde más de una vez tuvo el poder económico local y las comunicaciones en contra, sigue ganando un hombre cuyo discurso es tan simple como el mayor anhelo de todo ser humano... "Ser feliz", la gracia es que su discurso es creíble y eso causa la envidia de la clase política del país incluso la de sus mismos compañeros de partido.

Quillota ya dejó de ser la ciudad de las paltas y chirimoyas, hoy trabaja para ser la comuna de la felicidad y ya lleva una delantera digna de imitar por otras ciudades del país.

 Imagen foto_00000001

PURANOTICIA

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular