La frase que sepultó a Javiera Blanco y la sacó del Gobierno de Bachelet

Para muchos era "insostenible" mantenerla en el cargo no obstante sus propias palabras la sacaron de palacio.
La frase que sepultó a Javiera Blanco y la sacó del Gobierno de Bachelet
Nacional , Jueves 20 de octubre de 2016 a las 09:39 horas

"Lo que ha hecho el gobierno, preocupándose justamente por solucionar el problema, es instruir al comité político para que pueda sacar adelante este proyecto de ley". Esta frase sobre la ley exprés que pretendía solucionar los errores del padrón electoral, y que fue pronunciada el lunes en T13 por la ahora ex ministra de Justicia, Javiera Blanco, habría sido determinante a la hora de sellar su salida de la cartera según la publicación El Libero.

Según una influyente fuente de La Moneda, el hecho de que Blanco se haya desmarcado públicamente de la responsabilidad por lo ocurrido con el padrón electoral -el Registro Civil depende de Justicia- y haya apuntado a que todo estaba en manos del comité político, fue muy mal visto al interior del gobierno, pues "con eso apuntó directamente hacia Bachelet... y el rol de los ministros es ser un fusible para la Mandataria, no que ella sea fusibles para ellos".

Es por eso que fue la misma Bachelet quien salió a defender la gestión de los ministros del comité político ayer en la mañana, los mismos que habían sufrido las descarnadas críticas de parte de los partidos de la Nueva Mayoría por el fracaso de la ley exprés. "La verdad es que el Gobierno ha hecho todo lo posible por resolver un problema que venía desde el año 2012 y que se ha acumulado hasta la fecha", señaló la jefa de Estado.

Este miércoles en la mañana el cambio de gabinete ya era un tema instalado en Palacio. Si bien no se tenía seguridad de que sería en la tarde, se consideraba inminente que la Presidenta movería algunas piezas entre sus ministros.

En las apuestas de los nombres que se barajaban para abandonar el gobierno, Blanco figuraba como una de las fijas. Desde La Moneda señalan que aparte del "desatino" de su frase, ya era "insostenible" mantenerla por todas las crisis que había atravesado el Ejecutivo por culpa de instituciones que estaban bajo su alero.

Y es que la ex jefa de campaña de Michelle Bachelet tuvo que enfrentar en octubre del año pasado la paralización ilegal del Registro Civil por 39 días. Siete meses después, en mayo de 2016, los gendarmes realizaron una huelga nacional por mejoras salariales; luego estalló el escándalo de la pensión de 5,2 millones de pesos de la periodista Myriam Olate, ex esposa del diputado Osvaldo Andrade, que dejó al descubierto irregularidades en el pago de las pensiones en Gendarmería. Hace pocas semanas tuvo que hacer frente a la crisis de los menores muertos en centros dependientes del Sename. Y por último, la crisis que empezaría a pavimentar su salida: el error del Registro Civil al cambiar unilateralmente de lugar de votación a casi medio millón de personas para las elecciones municipales de este domingo.

La ministra fue criticada por el oficialismo y también por la oposición, principalmente por guardar silencio ante el tema. Además, por haberse ausentado de la discusión de ley exprés en la comisión de Gobierno, lo que le valió aún más críticas.

"Si fuera ministro, ya no estaría en el gabinete; cuando hay responsabilidades políticas, lo que uno hace es dar un paso al costado y aquí no veo a nadie con ganas de hacerlo o pedirlo", dijo hace algunos días el diputado Aldo Cornejo (DC).

Un cambio de gabinete de "viejos conocidos"

A pesar de que algunos esperaban un cambio de gabinete más masivo, que contemplara la renuncia de alguno de los cuestionados miembros del comité político, el ajuste ministerial sólo contó con las salidas de Blanco, Máximo Pacheco (Energía) y Víctor Osorio (Bienes Nacionales). En sus reemplazos llegaron Jaime Campos (PR), Andrés Rebolledo (PPD) y Nivia Palma (IC), respectivamente.

Las nuevas incorporaciones de este gobierno tienen un factor común: son viejos conocidos para Bachelet. Jaime Campos, actual académico de la Universidad de Concepción, compartió con la Mandataria cuando él era ministro de Agricultura y ella de Salud y Defensa, en el gobierno de Ricardo Lagos.

En tanto, Andrés Rebolledo, economista de la Universidad de Chile y ex embajador en Uruguay, trabajó en la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON) con Sebastián Dávalos Bachelet, hijo de la Mandataria.

Y Nivia Palma, abogada de la Universidad de Chile y quien actualmente está casada con el diputado de Izquierda Ciudadana, Sergio Aguiló, conoce a Bachelet desde su primer gobierno, cuando era Directora Nacional de la DIBAM.

 Imagen foto_00000008

EL LIBERO

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular