El efecto en la política de los Millennials en Chile: Una generación no leída por Piñera y Guillier

El discurso de ambos no llega a los Millenials, no hay nada de lo que ellos dicen que pueda interesar a esta generación inclinarse a votar por ellos.
El efecto en la política de los Millennials en Chile: Una generación no leída por Piñera y Guillier
Nacional , Martes 21 de noviembre de 2017 a las 14:33 horas

Por: Jorge Antonio Vega

Después de este domingo 19 de noviembre en donde claramente nació una nueva fuerza política en Chile muchos son los análisis que se pueden realizar sobre los resultados obtenidos, no obstante hay ciertos patrones que no estarían siendo tomados en cuenta por los políticos tradicionales encabezados por quienes pasaron a segunda vuelta, la centro derecha tradicional de Sebastián Piñera y la centro izquierda cuyo proyecto encabeza el periodista Alejandro Guillier.

La generación millennials se tomó la política en Chile. Quienes son agrupados en esta categoría también denominada Generación Y ó Peter Pan son las personas nacidas entre 1980 y el 2000, que en el caso de nuestro país nacieron en medio de un Gobierno Militar lleno de conflictos de todo tipo seguido de una transición marcada por crisis económica y escasez de oportunidades. El 24% de la población tiene entre los 18 y los 39 años de edad, algo similar al porcentaje obtenido por el Frente Amplio, una generación con un alto nivel de estudios, pero los mismos que han tenido pocas oportunidades laborales debido a la alta cesantía de jóvenes profesionales en el país.

Los millennials y su relación con la política hasta antes de esta elección se basaba en una alta abstención, sus razones son varias "Falta de confianza en los políticos", "todos los partidos y los políticos son iguales", "no les gusta ninguna de las opciones políticas", "no apoyan el sistema político actual" y "no hay un partido que represente sus opiniones", hasta ahora en donde apareció un discurso y una mística que claramente los movilizó logrando 20 escaños en la cámara de diputados y uno en el senado.

Solo mirando la bancada que logró sacar Revolución Democrática el partido más fuerte del Frente Amplio podemos ver que el promedio de edad de los elegidos no supera los 35 años, es más, figuras emblemáticas como Giorgio Jackson y Gabriel Boric quien incluso en la encuesta Adimark de marzo pasado figura como opción presidencial no tenía la edad para presentarse, he ahí la búsqueda de un icono como el de Beatriz Sánchez.

La preparación académica por ejemplo del único senador que tendrá la colectividad no es menor, lejos de las caricaturas hechas por la derecha tradicional, Juan Ignacio Latorre a los 39 años es académico de la Universidad Alberto Hurtado, psicólogo de profesión, milita solo hace 4 años en el partido y es director del Centro de Ética y Reflexión Social de la UAH, institución con la que acordó tener un período de permiso sin goce de sueldo para que se dedicara tiempo completo a la campaña senatorial entre julio y noviembre de este año, además estudió tres años en Barcelona Políticas Sociales, Gestión Pública y Economía Cooperativa. Además, cursó el doctorado en Economía Social. Es decir mucho más preparado al menos curricularmente que muchas otras figuras nacionales que perdieron esta elección y se quedaron en casa a la espera de un cargo en el gobierno de turno que venga.

Los millenials tienen como prioridad evitar trabajos indeseados, ven al trabajo con un medio y no un fin en sí mismo, algo muy distinto al discurso del millón de empleos de Piñera que no les atrae debido a la precariedad que ellos puedan tener, se atraen más por ejemplo con el discurso de bajar de 45 a 40 horas semanales la jornada de trabajo, primera medida que presentará el Frente Amplio en bloque cuando llegue al congreso en marzo.

La condición familiar y social de los Millennials es bien diferente a la de sus antecesores, si bien los jóvenes nacidos en los 60 y 70 soñaban con tener una boda, constituir una familia y encontrar un trabajo estable con el cual pudiera retirarse en la vejez, estos elementos no hacen parte ni son prioritarios para la vida de los nuevos jóvenes adultos de esta generación.

La autonomía es fundamental para esta nueva generación, no les gusta estar subordinados, ni tener jefes, menos aún cumplir horarios o tener que trabajar desde el mismo lugar; no hacen parte de comunidades religiosas y las causas altruistas son de entero agrado.

El éxito obtenido por Felipe Kast en La Araucanía inclusive podría rescatarse como una lectura de ese sector sobre todo por su discurso de campaña en las primarias claramente abierto a libertades sobre todo en el mundo sexual que coinciden con los intereses de esta generación. Lo mismo sucedió con su hermano Pablo Kast quien con solo dos meses de campaña logró situarse como diputado en un distrito en donde no existía ningún candidato con esas características y de hecho quien le igualaba en rango etario del mismo sector salió primera mayoría, en referencia a Andrés Longton.

Así como la UDI Popular de Longueira supo eliminar el estigma de que ser de derecha era sinonimo a tener dinero entrando a las poblaciones, puede ser que Evopoli este leyendo a una generación mucho mejor y de ahí el mensaje de sus figuras y líderes que abren el espectro de derecha a un concepto mucho más liberal que conservador.

El éxito de Evopoli en estas elecciones es a costa justamente de la tienda gremialista en estas elecciones, aunque no es suficiente si él discurso no se instala en esta segunda vuelta de la boca de Piñera y menos de rodearse con figuras que si bien obtuvieron grandes votaciones siguen representando al electoral desgastado de derecha histórico en el país que como dijo Piñera está igual al del año 2009, es decir, no se creció nada en 8 años con un gobierno de derecha incluido.

Los Millenials en el aspecto familiar se resisten al compromiso, no desean casarse, ni conformar una familia y mucho menos criar hijos. Hoy hay mucho más mujeres solteras posterior a los 30 que hace una década atrás en Chile, en el fondo esta generación de nacidos entre 1980 y el 2000 no se rigen por estándares de las generaciones anteriores. Eso de la cultura del ahorro, de la disciplina, no es garantía de estabilidad para ellos; tienen una visión de la vida más libre y más autónoma, por lo mismo cifras de crecimiento, promesas de prosperidad no van con sus intereses.

El discurso de Piñera y Guillier no llega a los Millenials, no hay nada de lo que ellos dicen que pueda interesar a esta generación inclinarse a votar por ellos, al contrario existen signos que recuerdan a esta generación momentos complejos e incertidumbre de su niñez como la figura de Patricio Aylwin utilizada por ambos sectores políticos como un referente para llegar al centro.

Algo no funciona bien en el equipo de Piñera, cuyo promedio de edad de sus integrantes a diferencia de los del Frente Amplio está por sobre los 40 años, con un discurso llenó de tecnicismos y números que más se parecen a una estrategia de marketing de una cadena de retail que a un discurso que busque encantar a una generación que apostó por ingresar a la política en Chile para quedarse.

En Francia Emmanuel Macron antes de cumplir 40 años es su nuevo Presidente en un país donde el poder era traspasado mano en mano entre las mismas familias, algo similar que en Chile en donde los nombres Lagos, Frei, Piñera y Bachelet se han repetido en los últimos 20 años.

Justin Trudeu, primer Ministro Canadiense aunque supera los 40 años de edad es un referente de esta generación millenials, gracias a la victoria obtenida por mayoría absoluta en las elecciones federales del año 2015, lidera el Partido Liberal Canadiense, desde donde ha llevado a cabo, importantes reformas como la tarificación del carbono, la legalización de la marihuana, el aborto, y el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo mismo que va sucediendo en Chile ¿ o no?.

Julia Bonk es conocida a nivel mundial por convertirse a sus 18 años en la Parlamentaria más joven de Alemania. Actualmente, lidera el Partido de la izquierda alemana y es una líder prometedora de 31 años, que pretende llegar a la posición política más alta de su país.

El efecto que partió con una Camila Vallejo, Karol Cariola y Giorgio Jackson hace cuatro años, ahora se multiplicó por muchos casos más y de no haber una lectura clara entre los que siguen pensando en derecha e izquierda ó tratando de buscar un centro político inexistente al menos electoralmente claro y definido podrán ver como los millenials se toman el poder, ahora estuvieron a poco de pasar a segunda vuelta e incluso por humorada podrían aguarle la fiesta a un icono que representa todo lo contrario a lo que ellos buscan de la sociedad.

La gran duda es siguiendo la línea de estos millenials que sucederá con su voto en caso de no ser captado por las cabezas pensantes tras Piñera y Guillier, ¿votarán contra Piñera?, porque por Guiller no lo harán... o simplemente fieles a su estilo se quedarán en casa con la indiferencia que los caracterizó por años esperando encontrar un discurso que les haga click y se movilicen sin aspavimietos sino con el sigilo de las redes sociales para votar.

Los Millenials son la clave para entender que lo que sucedió no es que la derecha ó la izquierda están en crisis, sino que simplemente no saben leer la realidad de un sector de la sociedad que crece en silencio con otros hábitos, otras necesidades, pero sin la inocencia de quienes los criaron.

Imagen foto_00000008

PURANOTICIA

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular
Congreso aprueba elección de gobernadores regionales para el año 2020
Nacional 08:45 Comisión Mixta resolverá además si nuevos "cores" tengan un periodo de solo tres años.
Nueva balacera en Población La Legua deja heridos a dos personas: Uno de ellos de 14 años
Nacional 08:23 Carros policiales también recibieron impactos de bala en el tiroteo.