Asaltaron residencia del cónsul honorario de Guatemala en Las Condes

De acuerdo al reporte policial, el atraco ocurrió en la residencia particular del cónsul honorario José Rivero, ubicada en calle Charles Hamilton, comuna de Las Condes.
Asaltaron residencia del cónsul honorario de Guatemala en Las Condes
Nacional , Miércoles 27 de junio de 2018 a las 11:45 horas

Dos desconocidos asaltaron anoche la residencia del cónsul honorario de Guatemala en Santiago, donde maniataron a la asesora del hogar, única persona presente en el lugar al momento de los hechos. Los delincuentes robaron una caja fuerte y el automóvil particular del dueño de casa.

De acuerdo al reporte policial, el atraco ocurrió en la residencia particular del cónsul honorario José Rivero, ubicada en calle Charles Hamilton, comuna de Las Condes, donde los dos antisociales escalaron un muro perimetral y accedieron a la vivienda por una ventana que estaba abierta.

En el interior sorprendieron a la asesora, a quien amenazaron con un arma de fuego y un objeto contundente, para luego maniatarla. Finalmente, los delincuentes robaron una caja fuerte que sólo tenía $200.000 en efectivo, según los afectados, y escaparon en un vehículo Mercedes Benz de propiedad del cónsul Rivero, sin patente diplomática.

El caso quedó a cargo de la Fiscalía Metropolitana Oriente, que ordenó las primeras diligencias a Carabineros. Los peritajes comenzaron con la revisión de las cámaras de seguridad del lugar y el reconocimiento de sospechosos por parte de la víctimas, ya que los antisociales actuaron a rostro descubierto.

PURANOTICIA / ATON

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular
Universidad de Concepción derrotó a Palestino y es líder momentáneo del Campeonato Nacional
Deportes 21:54 Con el resultado, los dirigidos por Francisco Bozán quedaron líderes sobre los 'cruzados' con 36 puntos a falta que la UC juegue su encuentro ante los Dragones Celestes.
Prohíben funcionamiento del “cañón del hombre bala” del American Circus
Nacional 21:30 Se apreció que el cañón "no contaba con luz, de tal manera que la persona manipulaba con un celular el lugar del reloj que mide la presión con la cual debe salir la persona".