Cristina Fernández compara la situación actual de España con la Argentina del 2001

Crisis económica del país europeo.

Sábado 4 de agosto de 2012 a las 05:19 horas

Internacional

En un ambiente triunfalista la presidenta, como suele hacer últimamente con cierta frecuencia, aprovechó de calificar a España como mal ejemplo a seguir, país que, pese a su crisis, es la octava economía del mundo. "Leí que se suprimían empleos públicos, camas en hospitales público. Es imposible sostener una economía en esas condiciones… La España de ahora se parece a la Argentina del 2001", afirmó Fernández.

 

Argentina afrontó hoy, en apariencia, el último pago de los Bodem 2012, bonos del Estado que se emitieron para compensar la confiscación de los depósitos en dólares y su conversión a pesos hiper devaluados, durante la crisis del 2001-2002. Aquella medida, posterior al corralito (límite en la extracción de efectivo), se denominó "corralón" y fue, para los afectados, la gran estafa.

 

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunció la noche del jueves que la deuda quedaba saldada de forma definitiva, una verdad a medias ya que su difunto marido, Néstor Kirchner, lanzó otra emisión de Bodem 2012 entre el 2005 y el 2006 —pendiente de pago— para poder colocarlos en el mercado internacional y en manos de Venezuela. 

 

Hugo Chávez fue prestamista de Argentina, a tasas superiores a las que le cobraba el Fondo Monetario Internacional, antes de que Kirchner le diera un portazo al principal organismo financiero del mundo.

 

La presidenta, en un particular repaso a la historia, también comparó su país con Europa, «cuando el blindaje (rescate financiero del año 2000) y el megacanje (reestructuración de la deuda) le hicieron creer a los argentinos que sus recursos en los bancos estaban seguros», deslizó en alusión implícita a que un «corralón» podría imponerse en países de la zona euro.

 

En su intervención, en la sede de la Bolsa de Buenos Aires, Fernández, —con un fabuloso patrimonio que multiplica desde que llegó al poder— arremetió en reiteradas ocasiones contra «los ricos» y, sin nombrarlos, los bancos españoles. Dijo que las entidades bancarias, con casas matrices en el exterior, caso del Santander y el BBV, debían haber saldado la cuenta de los bonos que pagaba el Estado. Asimismo, recordó que el total ascendía a 19.641 millones de dólares incluidos los 2.281 que ayer se pagaron. No obstante, celebró, "nunca ganaron tanta plata bancos y empresas como en este Gobierno".

 

Fuente: elpais.com


Publicidad