Daniela Romo: "Me pagaron con otro pedazo de vida"

Reapareció tras su batalla contra el cáncer de mama.

Jueves 28 de junio de 2012 a las 19:09 horas

Pura Mujer

Para la actriz y cantante mexicana Daniela Romo, enfrentar una batalla contra el cáncer de mamale valió su “mejor papel”, el que la convirtió en una guerrera a la que no le importó perder su cabellera para tener la mejor recompensa: una nueva vida.

 

"Fue un camino arduo, difícil y doloroso, pero finalmente triunfé y éste fue el papel de mi vida. Para hacerlo ni siquiera me importó cambiar de ‘look’; además, me pagaron más que Demi Moore y que todas esas que ganan 20 millones de dólares. Me pagaron con otro pedazo de vida y agradezco mucho a la producción (los médicos) que me contrató”, aseguró Daniela Romo en su reaparición pública.

 

Según el sitio www.elcomercio.pe la actriz y cantante apareció con la cabeza rapada luego de más de seis meses alejada de los medios debido a la enfermedad. “¿Qué les parece el nuevo look?” dijo.

 

La artista ya no lucía la larga cabellera lacia que en más de cuatro décadas de carrera la ha identificado en las marquesinas internacionales. Su cabello ahora luce casi a rape y entrecano.

“El look es lo menos importante, nunca me voy a poner extensiones ni cortinas. Cuando salí con el pelo largo, hace 40 años, todas lo usaban corto, ahora es al revés y me lo rapé porque yo nunca he sido igual a nadie. No fue una cosa agradable cortarme el pelo, pero son cosas que pasan”, bromeó.

 

"Siempre he dicho que no soy una mata de pelo, soy Daniela Romo, soy una mujer agradecida con la vida. Aquí yo no he perdido nada, he ganado la vida y una experiencia que espero me haga ser un mejor ser humano de aquí a lo que me toque vivir”, aseveró.

 

El contraste es raro, dijo, pues padecer cáncer fue una etapa hermosa y alegre. “Llenó mi ser de cosas maravillosas que no conocía, porque a veces la vida no te alcanza para saber quién eres y ahora tengo la oportunidad de saber quién puedo ser”, apuntó la intérprete de “Adelante corazón”, que lucía una vestimenta morada con botas de color rojo.

 

Romo, de 52 años, compartió cómo fue que le diagnosticaron el mal de cáncer de mama y la manera en que asumió este desafío para hoy gritar a los cuatro vientos que vive y es más feliz que nunca. Aclaró que nunca pensó en “tirar la toalla” ni tampoco en morir, pero si así hubiera ocurrido, lo vería de una manera normal, ya que está consciente de que la muerte es una transición, al igual que la vida y no le teme.

 

Dijo que con normalidad ella acostumbraba a asistir con el ginecólogo por lo menos una vez al año para una revisión rutinaria; sin embargo, su visita se había postergado por siete meses debido a las extenuantes grabaciones de la telenovela Triunfo Del Amor (2010-2011).

 

“El doctor me notó una bolita bastante pequeñita en el seno izquierdo y me dijeron que debía buscar a un oncólogo y me contactaron con el especialista Fernando Cordera, quien me dijo: ‘tienes un 70 por ciento de que sea malo y 30 de que no’. “Le dije que ahorita mismo me lo quitara y el 4 de noviembre me hicieron la prueba del ganglio centinela y después me extirparon el tumor con la bendición de que fui candidata a conservar mi seno. Según trabajando, incluso en el Teletón, hasta que el 6 de noviembre de 2011 comencé con la quimioterapia”.

 

El tumor fue definido como triple negativo, es decir, “el peor y mortal”. Tras siete meses de tratamiento, el pasado 10 de abril concluyó con la serie de quimioterapias y el 16 de ese mismo mes, inició con una aplicación de 30 radioterapias.

 

Relató que en el instante que le comunicaron que padecía cáncer “me sentí vacía, no lloré, pero la parte más difícil y dolorosa fue ver sufrir a las personas que conforman mi primer entorno: mi hermana, mis sobrinos, mi cuñado, mi familia, Tina Galindo, Silvia Cantarel, Gonzalo y mis amigos, pero yo sabía que tenía que salir de esta. “Al principio no quería que se supiera nada por mi madre, quien es una persona mayor y yo tengo la obligación de cuidarla a ella porque ella me dio mi primera vida, la amo y la respeto, no quería que sufriera. Después sentí el impulso de hacer todo lo que se tuviera que hacer. Le dije al doctor: ‘usted produce, dirige y yo actúo’.

 

El médico le advirtió que en este proceso de sanación se deprimiría y se caería muchas veces; no obstante, ella le respondió con firmeza: “usted no me conoce, pero yo siempre he sido una persona optimista, feliz, alegre, sonriente y así continué todos los días a pesar de los más grandes dolores que me tocó soportar”.

 

Además comentó que durante los siete meses aprendió a comer con los ojos y debía acordarse de que la comida sabía rica, “aunque no tienes ni ganas porque los alimentos te saben como si te hubieras metido un clavo oxidado a la boca y es horrible”.

 

“Inicialmente me puse un gorro que se llama DigniCap, el cual ayuda a conservar el pelo, pero se siente como si metieras la cabeza al congelador y te cierran la puerta, pero al aplicarme el Taxol, el doctor me dijo que con todo y gorra, de todos modos se caía el pelo, así que decidí raparme".

 

Daniela Romo, quien asegura sentirse más amada que nunca, bromeó al decir que su cabellera es ahora una “corona plateada” que en breve teñirá de otro color y también hizo énfasis en las cicatrices de su cuerpo, las cuales describe como besos de vida.

 

Por ahora debe acatar las recomendaciones del médico, entre ellas, no exponerse al sol ni a otros químicos y acudir a las revisiones rutinarias. Dijo que nunca deben pensar: “a mí nunca me va a suceder”, porque ocurre. Por ello recomendó revisarse con un especialista cada año y si encuentran alguna protuberancia o irregularidad en su organismo no dejar de atenderse.

“Todos tenemos la obligación de honrar nuestra vida, de vivirla lo mejor que podamos. Hay que intentar ser felices y hacer felices a los demás”, resaltó.

 

A raíz de esta situación, Daniela Romo dice honrar a quienes padecieron cáncer, lucharon contra él y al final se fueron, como Rocío Dúrcal, Rocío Jurado, Soraya, Julio Alemán y Pedro Armendáriz, la muerte de este último, dijo haberla llorado mucho.

 

Reveló que técnicos, médicos y enfermeras del Centro de Cáncer ABC, donde la atendieron, la invitaron a regresar para impartir pláticas a quienes se deprimen al saberse enfermos de este mal, por lo que considerará la oferta.

 

Informó que a finales de año lanzará a la venta el disco que venía grabando con el productor Memo Gil antes de saberse con este padecimiento. Incluirá un tema en especial que tiene que ver con sus emociones actuales.

 

Previo a la conferencia de prensa, se proyectó el video titulado “Sólo tienes que silbar”, que su club de fans en España le hizo en señal de apoyo a su lucha contra el cáncer.

 

Después, Daniela Romo, a través de una grabación de audio, leyó el pensamiento “Mi pedazo de vida”, escrito por ella para expresar su sentir al transitar por esta experiencia.

 

“A veces pedimos y exigimos demasiado, pero en este momento y para siempre estoy aprendiendo a agradecer lo que cada hora y cada día se te regala”, subrayó la artista.

 

“Siempre he dicho que yo soy una célula salvada de miles de millones que se mueren todos los días. Llegué al mundo, amo la vida y soy feliz porque he sido una mujer realizada que hace lo que le gusta. Me he dedicado a esta profesión con vehemencia, ahínco, amor, voluntad, ganas y con el corazón en la mano.

 

“Nunca me he planteado lo que me gustaría hacer porque la vida es hoy y creo que eso es lo que entiendo mejor. El pasado es una referencia, el futuro no existe, sólo el hoy y si es hermoso a lo mejor cuando pase el tiempo tendrás un pasado divino que recordar y un futuro mejor”, puntualizó Daniela Romo.

 

“Fue una experiencia que ha sido difícil, pero ha sido feliz, ha sido aleccionadora y hermosa. Fue un camino arduo, difícil, doloroso y ahora sí que éste fue el papel de mi vida”, dijo Romo.

 

“Tienes que aprender a comer con los ojos, a ver la comida y acordarte que sabía rico y tienes que comer aunque no tengas ganas, porque te sabe como si te hubieras metido un clavo medio oxidado”, describió Romo, quien también explicó que ha perdido la sensibilidad en los dedos de la mano por las terapias.

pn/vt

Publicidad